Mis Reflexiones…2016

¡Se fue el 2016! Y no quería dejar pasar el cierre de lo que fue para mí este año. Leí y escuché numerosas publicaciones en las redes sociales. Rescato una de Pilar Sordo, que dice que no hay años buenos ni malos… parcialmente comparto este pensamiento ya que bueno y malo que son juicios, dependen de quién los realice y en el contexto individual de cómo las personas ven su realidad. Digo parcialmente porque creo que para entender esta visión se necesita salir del plato de sopa en el cual estamos inmersos y observar la realidad desde afuera, porque cada persona lo hace desde sus creencias y las que trae de todas las experiencias que carga desde su inconsciente. Dar el paso de una observación diferente de las realidades nos abre la posibilidad de ver que nada es bueno ni malo, como dice Pilar y que al fin y al cabo cada momento vivido son experiencias de aprendizaje… y para mí también de evolución y despertar hacia una nueva conciencia. La grandeza del ser humano, su evolución, será poder entender al otro desde afuera y desde adentro, no hay forma de conectarse con otro o legitimarlo sino logramos pasar el proceso por nosotros mismos. Entonces la responsabilidad recae en cada persona para reconocerse a sí mismo y hacerse cargo de su realidad y su felicidad y quitarle el poder de lo bueno o malo de las cosas.

Todos los eventos ocurridos en el mundo, guerras de género y religiones, muertes de  inocentes, enfermedades de jóvenes con enfermedades fulminantes; políticos y políticas corruptas e individualistas, adicción al poder, feminicidios, manipulación de los medios de comunicación, expropiación de ríos y tierras, voluntades compradas, rutas de dinero y valijas en conventos, gente contando  mucho dinero mientras otros mueren de hambre, ciudadanos  quejándose por el aumento de los impuestos mientras otros viven en la calle…injusto? ¿Malo? ¿Dios ha muerto? A mí también me duelen como a vos, pero no puedo juzgar ni buscar culpables, creo que es evolución, es inconsciente colectivo, creo que debemos crecer como humanidad, ponernos todos a la misma altura, poner el hombro y responsabilizarnos todos, no hacia la resignación sino a la aceptación de que cada violento, cada adicto al poder, cada violador de derechos, cada genocidio está y comparte la humanidad de todos. Me duele, lo reconozco, me pertenece, sí… es mi género humano quien comete todos estos actos…no es Dios. Es habernos separado de nosotros mismos, que se traduce en Miedo al poder Interno que expresa lo mejor de nosotros mismos, auténticos y libres; mostrarnos tal cual somos. Separación de Dios, Dios como Fuente, como poder interno…somos Luz y es tan poderosa que nos da miedo, nos encandila y preferimos estar en las sombras, separados de nosotros mismos, apabullados y aturdidos así no escuchamos la Voz.

Hoy más que nunca me doy cuenta por experiencia personal, y como relataba San Pablo, hay una tendencia en mí que me tira hacia abajo…es la otra voz la que se fija en los otros, me compara y genera juicios en los demás y en mí, me separa y me hace sentir envidia, rencor, ira, bronca, dependencia, confusión, tristeza. Me dice que para ser feliz debo tener dinero, poder, pasar encima a otros, y hasta me engaña con cosas nobles como una familia, un amor, una pareja…dependencia, un algo, un afuera, mirar hacia afuera, mirar lo que tienen otros y desearlo, me engaña mostrando sólo lo que ella quiere que vea, esa otra voz… mi Ego, esa parte de mí que quiere separarse de mí mismo, de la Fuente, de la Grandeza, del Amor, del poder Creador. No se trata de religiones se trata de humanidad, de Ser Humano. Todos tenemos las dos voces, luz y sombra, dualidad…

Estoy seguro que lo que me pasa a mí también te pasa a vos, y si crees que no, es porque escuchas mucho la otra voz, la que no te conecta con vos o temes escucharte, que vives poniéndote cosas en tu día a día para evitar tener que encontrarte con vos mismo.

Todos estamos llamados a ser Luz, y la evolución que nuestra humanidad va tornando, es unidireccional y está ocurriendo. No importa en qué crees o si no crees en nada, si te consideras buena o mala persona, toda la humanidad esta llamada y el cambio irá ocurriendo en la medida que vayamos despertando y uniendo conciencias nuevas. ¿Quién no querría vivir en un mundo mejor? Y así haya personas que no les interesa hay muchas otras que ya están trabajando en despertar, muchas que ya se fueron y dejaron su luz, transformaron su sombra en luz y despertaron a miles y miles de almas. Cada persona tiene su tiempo para comprender y despertar.

Entre todas las experiencias, aprendizajes, y recordatorios de quién Soy que viví este año, rescato todas las personas que crucé en este proceso, que me reflejé en ellos, y afiancé mis valores y mi visión. Creo que despertar es darte cuenta que no puedes sino ser quién has venido a ser para, ser feliz. Y si sigues siendo quién no quieres ser, te sigues traicionando, te sigues separado, sigues en el miedo, buscando llenar un vacío imposible de llenar con lo tangible. “Lo esencial es invisible a los ojos”.

Esta reflexión es un ida y vuelta, porque lo que te cuento me lo cuento también, así es cómo yo veo y siento. Y como vos, yo también he pagado un alto precio por no ser auténtico. Hoy te y me invito a reencontrar el Yo Soy, el que brilla, el que es Verdad y Vida. Expresar quiénes somos para hallar la Libertad, el Amor y la Paz y ser la mejor versión cada día, lleno de posibilidades.

Todo está aquí… en quién estoy siendo, en el ahora. No importa quién fui. Mi pasado no me impide tomar la responsabilidad de elegir quién quiero ser hoy.

Yo Soy… la Luz del mundo…

Juan José Figueroa

 

 

2 pensamientos en “Mis Reflexiones…2016”

  1. Que lindos conceptos…..y tan reales y cargados de vivencias ….experiencias…..cuando uno logra reconocer lo valioso q somos y el poder transformador q tenemos, la felicidad aparece…..y la sombra se hace luz. Besos y hermoso Blog

Deja un comentario